A 6 años de la Ley de Identidad de Género en la Argentina

Hoy, 9 de mayo de 2018, se cumplen 6 años de la sanción de la Ley 26.743 de Identidad de Género en la República Argentina. Hoy en Argentina las personas Trans accedemos a nuestro derecho a la identidad mediante un trámite administrativo sin patologización. La Ley de Identidad de Género de Argentina, la más avanzada del mundo y modelo para muchas otras, es un logro político para quienes formamos parte de la Red Latinoamericana y del Caribe de personas Trans (REDLACTRANS)
Aunque la Ley de Identidad de Género de 2012 generó las bases para la conquista de más derechos para nuestra población trans, en la actualidad estamos evidenciando un claro retroceso que nos recuerda los tiempos de los gobiernos represivos con detenciones arbitrarias, crímenes de odio y violencia institucional.
Las personas Trans sufrimos crímenes motivados por el odio hacia nuestras identidades, los cuales son tratados como homicidios simples y sin tener en consideración la dimensión de género. Así, continuamos siendo excluidas del sistema judicial, a donde no podemos acceder debido a la falta de garantías institucionales.
Las personas Trans continuamos siendo marginadas de Derechos fundamentales como son el acceso a la salud, la educación y el trabajo. No existen políticas públicas que garanticen el pleno acceso a la salud integral, en clara violación al Artículo 11 de la Ley N°26.743 y su decreto reglamentario. La falta de oportunidades educativas y de políticas públicas que promuevan nuestro acceso al empleo ubican a nuestra población debajo de la línea de la pobreza. El Estado argentino solo tiene en su agenda el ajuste y la exclusión, cuando debiera promover políticas públicas para erradicar la pobreza que sufre nuestra población trans.
Marcela Romero, Coordinadora Regional recordó “La Ley de identidad de género fue fundamental para sacarnos de la oscuridad. Ahora que somos visibles y tenemos derechos, queremos recuperar la vida que el Estado nos robó. Exigimos que dejen de matarnos y violentarnos por nuestra identidad. En vez de avanzar hacía más conquistas estamos retrocediendo con un Estado complice de las violaciones de derechos humanos hacia nuestra población trans”.
Al mismo tiempo, en la Argentina y en toda la región, el avance de los movimientos anti-derechos que representan ideologías que promueven el odio, la violencia y el estigma y la discriminación son financiados con fondos estatales. Repudiamos la utilización de los recursos que son del Estado, con los impuestos que todas y todos pagamos, para organizaciones que no respetan los derechos humanos. Exigimos a los Gobiernos respetar la laicidad del Estado y legislar mas allá de las religiones o credos.
¡Queremos vivir en una región libre de discriminación y violencia por ser quienes somos! La democracia tiene una deuda con la población Trans.
No queremos seguir siendo las olvidadas/os de la democracia, ¡Queremos una Ley de Identidad de Género YA en América Latina y el Caribe!
Marcela Romero, Coordinadora Regional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *