A tres días de las elecciones presidenciales en Argentina, la líder global Marcela Romero hace un balance sobre la gestión de Mauricio Macri en clave de derechos humanos, el futuro de la Argentina frente a la disputa de 2 modelos de país, los escenarios posibles y los desafíos del nuevo gobierno frente a la agenda sobre diversidad sexual y derechos humanos.

Marcela, El saliente gobierno de Mauricio Macri se ha desarrollado con la mirada y crítica atenta del movimiento LGBT+, como líder de la REDLACTRANS,  ¿cómo evalúas la gestión de este gobierno?

Estos cuatro años de gobierno han significado un amplio retroceso en términos de derechos humanos para todas las personas que vivimos en Argentina. Esto tiene que ver con un modelo implantado a la fuerza por este gobierno, un modelo neoliberal  que favoreció claramente a las élites de Argentina, agroexportadores, trasnacionales, capitales financieros especulativos, con políticas que llevaron a la devaluación de nuestra moneda, la desprotección de la industria nacional, endeudamiento con el Fondo Monetario Internacional, en resumen, un modelo claramente excluyente para las grandes mayorías. Nosotres, como población trans, somos parte de esas grandes mayorías con el agravante de la situación de violencia de género e institucional, discriminación y pobreza que vivimos en particular. En Argentina, las personas trans tenemos una expectativa de vida entre 35 y 40 años, con esta situación actual de aumento de la pobreza, desempleo, ¿podemos imaginar que mejoró la expectativa de vida de las personas trans? Claramente no.

¿Y esta situación país cómo afecta específicamente a la población trans?

Este modelo económico neoliberal viene acompañado del achicamiento del Estado, pero no cualquier ajuste.  Esta es una gestión, que desde sus primeras decisiones en 2015,  apuntó contra la estructura del Estado que garantiza derechos fundamentales como la salud, la educación, el trabajo, los derechos humanos. Por ejemplo, el ministerio de salud fue degradado a una secretaría, decisión que vino  acompañada de reducción del presupuesto, de cambio en las políticas públicas, en ese marco, todas las políticas públicas para la población trans también se achican, se reducen o desaparecen. También hay incumplimiento de la ley de identidad de género, hay faltante de hormonas, enormes dificultades y discriminación en la atención en los hospitales públicos y servicios de salud. A nivel nacional no se está cumpliendo con la ley del cupo laboral trans, y así podemos seguir con una larga lista de vulneraciones a los derechos humanos de las personas trans. En resumen, la discriminación, el desempleo y la violencia ha sido el signo de este gobierno para con la población trans.

Sobre la violencia contra la población trans, ¿qué nos puedes ampliar?

Ha aumentado significativamente la represión en las calles, desde los propios aparatos del Estado y de las individualidades. Podemos afirmar que entre 2015 y 2019 se incrementó la violencia contra las personas trans. En 2018, durante una audiencia temática en la OEA, denunciamos al Estado argentino por violaciones a los derechos humanos. Solo en 2016 se registraron 25 asesinatos a mujeres trans, tipificados como homicidios simples y no como crímenes de odio ni como femicidios trans. En el informe CeDoSTALC de 2016-2017 podemos encontrar un dato contundente: el 45% de las agresiones a la personas trans fueron perpetradas por las fuerzas de seguridad. En Argentina tenemos una larga historia de represión y violencia institucional y con el gobierno actual esa situación se reinstaló. Exigimos nuestros derechos y menos represión.

Ante la posibilidad del cambio de gobierno, ¿qué expectativas tienen?

Creemos que se puede inaugurar una nueva etapa en la Argentina, estamos a tiempo de revertir el daño causado por un gobierno antipopular. Para eso necesitamos de grandes consensos que apuntalen la garantía de los derechos humanos, y las personas trans nos sumamos a eso, como población somos sujetos de derecho pero también queremos ser actores y garantes del cumplimiento de nuestros derechos.

Estamos realmente expectantes y esperanzadas, el candidato Alberto  Fernández  propone crear el Ministerio de la Mujer, de la igualdad y diversidad, eso es un gran signo para nosotras.  Al próximo gobierno le exigimos el efectivo cumplimiento de la Ley de Identidad de Género, que el  próximo Congreso debata y sancione la ley integral trans, la ley del aborto legal, seguro y gratuito y también políticas públicas dirigidas hacia la niñez y adolescencia trans, así como también hacia las personas adultas mayores de nuestra población.  El nuevo presidente cuenta con nosotres para trabajar activamente en pro de nuestros derechos y el de todes. Esperamos que se dé un real dialogo con la sociedad civil.

Las juventudes están muy activas políticamente en esta campaña, ¿qué opinión te merece? 

En 2001 las juventudes nos dijeron “acá estamos y queremos ser parte”, desde entonces  les jóvenes han crecido y adquirido conciencia en el fragor de nuestras luchas, se sumaron a nuestras causas y luchamos juntos. Hoy son generaciones que disfrutan de nuevas leyes y derechos adquiridos, y algo muy importante: en ellos y ellas se han gestado nuevas identidades, son cada vez más diversos y nos impulsan a todos y todas en las nuevas construcciones de nuestras identidades. Ellos deben ser escuchados por el Estado, se deben visibilizar estas nuevas identidades,  todo debe ser parte de una agenda pública. Queremos seguir construyendo una democracia más igualitaria en Argentina y nosotres estamos convencides que esto solo es posible junto a las juventudes y el gran movimiento transfeminista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *